¿ETA? No, gracias

Publicado en por el príncipe de las mareas

Juan es un guardia civil destinado en Oñate, pero también podía haber sido concejal en Ermua, o también ¿Por qué no?, un empleado de Correos que pasaba la tarde del sábado en un centro comercial. Sea como fuere, a Juan lo asesina ETA esa misma tarde.

Juan estaba casado con Luisa, tenían dos hijos, Juan de seis años y María de tres. Era aficionado al Real Betis, y criaba canarios por afición, lo que le indujo a formar parte del club de canaricultura de su pueblo. Los domingos se reunían e intercambiaban sus experiencias y sus dudas con respecto a esta o aquella raza, el alimento de las crías o el próximo concurso de canto.

María estaba acostumbrada a que su padre le contara un cuento por las noches, decía que no se dormía hasta que papá no le contara las aventuras del patito feo o las de caperucita y el lobo que asustó a la abuelita obligándola a encerrarse en el armario. El pequeño Juan solía acompañar a su padre en los largos paseos que daban por el parque, siempre que éste estuviera libre de servicio, no tuviera pleno en el Ayuntamiento, o hubiera finalizado su jornada en esa oficina pintada de blanco con ribetes amarillos.

Juan contaba con la amistad compartida de Luis y Teresa, matrimonio que solía cenar con ellos los sábados si era posible, o compartir una barbacoa los domingos en casa del suegro de Luis, un jubilado de la Renfe, que gustaba de provocar a Juan por su afición futbolística. El jubilado es seguidor del San Roque de Lepe, y amenaza a Juan de verse en la misma categoría.

Esta noche Juan no contará cuento alguno a su hija, no vestirá el uniforme verde esperanza y patrullará las calles. Tampoco asistirá al pleno extraordinario ni repartirá mañana las cartas ya casi extintas. Y no lo hará por que unos asesinos han decidido truncar su vida, cercenar las ilusiones, las pasiones o los ideales de este marido y padre, de este trabajador honrado que solo hacía su trabajo, o tal vez paseaba su ocio una tarde de verano en unos grandes almacenes.

Cuando oigo a un dirigente político justificar, comprender o atemperar su parecer con respecto a ETA, me sube una rabia por el estómago que no para hasta llegar a la boca. Una vez allí no se instala, sino que sale en forma de improperio desaforado.

¡Hijos de la gran puta, Juan no es un objetivo, es una persona!

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post