Por un puñado de votos

Publicado en por el príncipe de las mareas

Franco no tuvo mejor ocurrencia que llevarse la industria al País Vasco y a Cataluña. Felipe González se entendía muy bien con Jordi Pujol; Juntos veían la película “por un puñado de votos”. Aznar hablaba catalán en la intimidad, supongo que mientras soñaba con armas de destrucción masiva. Zapatero aprobaría todo lo que los catalanes le pidieran, inclusive un Estatuto autonómico de corte inconstitucional. Rajoy trata de amansar a la fiera con transferencias millonarias a la economía catalana. Como se niega a concederles un inconstitucional concierto económico como tienen los vascos, Arturo Mas se cabrea y pide la independencia. Es pocas líneas, que a los catalanes no se les sacia con nada. Sigamos pues cediendo hasta que acaben no por independizarse, sino por fagocitarnos a todos.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post