Esto se va de madre

Publicado en por el príncipe de las mareas

Uno puede estar trastornado, puede ser abyecto, criminal o simplemente idiota, pero lo que no acabo de creerme es que alguien reúna todos estos calificativos en su persona.

Las redes sociales, más allá de las almadrabas, sirven como vehículo para llevar el mensaje a cualquier persona sin importar el lugar donde esta se halle (desconozco si en Tuvalu tienen internet). La gente las usa para difundir sus ideas, sus sueños o simplemente para huir de la soledad. Ahora bien cuando alguien hace uso de ellas por el simple hecho de buscar notoriedad o darse una publicidad que no se corresponde con su realidad, está cometiendo un fraude moral, ya que vende lo que realmente no tiene. En el caso de estas “personas” que atentan contra la integridad moral de Adrián, el niño enfermo de cáncer que quiere ser torero, creo que solo buscan eso, una publicidad gratuita, un salir del ostracismo al que ellos mismos se han condenado. Claro, que para asomarse a la ventana para gritar “agua va”, mejor que permanezcan en ese mutismo en el que se encontraban.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post