No, es no

Publicado en por el príncipe de las mareas

Pedro sufre acoso por parte de sus compañeros, por parte de Mariano, de Alberto, y de muchos ciudadanos anónimos. Pedro no quiere jugar con Mariano, pero Felipe o Joaquín se lo recriminan. Susana no le acosa, pero está a la espera de que el director expulse a Pedro para que la nombren a ella delegada de clase. No está bien que en nombre de un bien común, un interés general se obligue a la gente a confraternizar con los que en su día ni te saludaban. Cada cual debe ser libre para hacer amistades según sus propios deseos, intereses o preferencias.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post