Las horas bajas de Podemos

Publicado en por el príncipe de las mareas

El “podemismo” está en horas bajas. Ante el reto del exterminio de una cultura, de una razón de ser occidental. No considero que las propuestas populistas tengan ya mucho recorrido. La sociedad española está pasando por una situación dramática en algunos aspectos, como el laboral. La población no encuentra un trabajo digno que le permita realizarse como persona, no halla la fórmula de salir adelante sin ver mermadas sus posibilidades de subsistencia. Nos amenazan constantemente con dejarnos sin pensiones, con abaratar de manera clamorosa las horas invertidas en un trabajo cada vez más precario. Los tiempos de abundancia han pasado para no volver, al menos no, para esta generación y la siguiente. El terrorismo internacionalizado golpea sin lógica, sin que podamos entrever su próximo movimiento. El pánico se ha instalado en Europa. Ya nadie sabe si estará seguro en unos grandes almacenes, en una celebración en las calles, o al coger un vuelo con destino a ninguna parte, o sacar un billete de tren con destino al holocausto. Ante este panorama, no pueden pretender los dirigentes de Podemos, que la gente se entusiasme con la instalación de camas elásticas con forma de banco, donde el abuelo de turno alimente a las palomas a ritmo de voltereta. No pueden pensar que la gente va a creer en pagas vitalicias por el simple hecho de haberles votado. La hora de la verdad ha llegado, y por muchas playas para perros que se adecúen (robándole el espacio público a los bañistas), por mucho que se procesionen vaginas gigantescas, ni se fomente la estupidez, van a remontar esas ilusiones que crearon con los pies de barro.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post