Violencia de género

Publicado en por el príncipe de las mareas

Ley estatal, ley autonómica, juzgados especializados, policía instruida en la materia, teléfonos, localizadores, órdenes de alejamiento, centros de acogida… Todo ello referido a la violencia de género. Para muchos la violencia de género consiste en la agresión física o psicológica que sufre una mujer a manos de un hombre, generalmente su pareja o expareja. Para unos cuantos, todo esto no es más que un montaje para perseguir al varón. Las denuncias falsas avalan esta teoría, pero no es menos cierto que la realidad no se ajusta a esta última versión macabra y torticera de alguna, que se erige en paladín de la miseria de su propia persona.
Una mujer no es un consolador que se usa para autosatisfacerte sexualmente, tampoco es una rata de laboratorio con la que experimentas los efectos de un ácido o una combustión. No es un saco de boxeo donde entrenas tus puños, ni tampoco es una grabadora donde viertes todo lo que se te ocurre en un momento de furia o frustración. Una mujer es una persona que tiene garantizados todos los derechos que le son atribuidos en un Estado de Derecho; sin embargo, ese saco, esa rata, ese objeto sigue presente en cada rincón de nuestra sociedad. Yo me pregunto ¿para qué sirve tanta norma y tales supuestos medios de prevención y posterior protección? Para nada. Cada día siguen produciéndose casos de esta índole, cada día se sigue maltratando y asesinando a las mujeres. ¿No resultaría más efectiva una educación adecuada?, ¿no sería más productivo articular las medidas necesarias para evitar estos casos? No me vale la retirada de la denuncia como el último caso. Cuando se produce un indicio de violencia de género, debe ponerse en marcha un protocolo de actuación que impida este resultado, si no se hace, solo conseguiremos malgastar esfuerzo y dineros públicos sin atacar de verdad esa lacra.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post