Mosca cojonera

Publicado en por el príncipe de las mareas

Nunca he comprendido la misión de la mosca cojonera. Su apelativo lo deja claro: tocar los cojones. Me niego a creer que la Naturaleza haya creado estos seres solo para ese cometido. En la actualidad nacional parece que se pretende emular con cierto rigor ese cometido atribuido al tábano, dado que es éste y no la otra, el que suele habitar en las gónadas del ganado. La facción de la izquierda, esa que se autoproclama progresista es la que más ahínco pone en el cometido de azorar los testículos de todo aquel que no se ponga a cubierto. Comenzaron prostituyendo la gramática con esa falaz igualdad de género: compañeros y compañeras. Sobra el femenino ya que el plural, abarca a los dos géneros. Miembros y miembras. Miembra no existe más allá de la imaginación intoxicada de una exministra zapateriana. Luego les dio por atacar a la religión, causa parece ser de todos los males de este mundo. No quedaron tan atrás la quema de iglesias, o el ajusticiamiento de religiosos. Prestos se otean los fragores contra todo lo que tenga relación con la iglesia católica. Laicismo le llaman a esa aventura de alzar en andas vaginas misándrias, defenestrar tradiciones o renegar de todo lo que represente un acogimiento divino. ¿Laicismo? Yo le llamaría tabanismo, mosquerío cojonero en consonancia con una estulticia propia de intolerantes iletrados.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post