El toro de la vega

Publicado en por el príncipe de las mareas

Un toro ha muerto, miles de animales mueren cada día. Un toro ha sido asesinado, cientos de personas son asesinadas cada día ¿Cuál es la noticia? ¿Dónde está el drama? Los sentimientos son personales, a veces transferibles, a veces despojados de connotaciones, siempre con matices. Un toro asesinado no debería traspasar el escenario de una fiesta, pero un toro no puede ser asesinado por que no se le ha reconocido ese agravio. Un toro puede ser muerto, como lo son otras muchas especies animales. Un festejo es potestad de un colectivo, pero la autoridad la tiene quien la ha recibido de la ley. Un grupo de personas puede festejar, un grupo de personas no puede ni debe imponer su voluntad sobre la ley.

No me gusta el sufrimiento animal, pero menos me gusta la imposición vecinal. Si no nos gustan las normas, se pueden cambiar; si no nos gusta llamar festejo a una barbarie, deberemos hacérselo saber a los que así la ha denominado. Si no nos gusta lo que hacen otros, no los imitemos, procuremos hacerles ver de manera pacífica que lo que va contra la moral no es su comportamiento, sino su evidente falta de sentimientos.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post