La cigarra y la hormiga (cuento)

Publicado en por el príncipe de las mareas

La hormiga se pegó todo el verano trabajando sin contrato, lo que viene siendo en negro. No declaró ni un solo grano a Hacienda, no cotizó a la Seguridad Social.

La cigarra cantaba sin pedir canon alguno, desinteresadamente, ajena a la SGAE.

La hormiga queda como la buena trabajadora, la honrada hija de puta que negó una mísera porción de alimentos a la desdichada cigarra que solo cantaba por amor.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post