AVE ¿cesar?

Publicado en por el príncipe de las mareas

Un siniestro accidente nos ha convocado a todos a las urnas de dolor ajeno, algo que jamás debió ocurrir, nos arrebuja bajo el toldo de la solidaridad.
No comprendo, no puedo admitir errores mecánicos ni fallos humanos cuando de la vida humana se trata. Tal vez mi estricto código de exigencia no sea aceptado por muchos, quizá más de uno otorgue el margen de error necesario para que las estadísticas no nos atemoricen en demasía. No entraré en debate tan estéril como innecesario, pero sí que exijo una explicación clara y precisa del por qué cerca de un centenar de personas, han pagado tan alto tributo al dios de la tecnología.
El tren de alta velocidad se nos ha vendido como la panacea del tiempo, de ahí el alto precio de sus boletos para como en este caso, viajar al otro mundo. No circulan trenes por las tierras hispanas, no hay opción de enlazar una localidad con otra –excepción de las capitales- como no sea soportando largas colas, insufribles vías deterioradas, y precios abusivos en los combustibles. Nuestros dirigentes, éstos, aquellos, y los que vengan, nos han convencido de que la única manera rápida y segura de viajar es el tren de alta velocidad, que el futuro no tiene más presente que este de los caballos alados que circulan por unos raíles diseñados para cumplir nuestros sueños. Caballos alados que no pegasos, que se retuercen mezclando la carne con los hierros en una dantesca danza de muerte. No pretendo, ni vengo aquí a denostar al AVE, no es mi intención menoscabar las posibilidades demostradas de tal avance tecnológico, pero sí que censuro de manera contundente la ruindad si se ha producido en bolsillos ávidos, la dejación de funciones en los que hayan obviado sus deberes más elementales, la absoluta soberbia de aquellos que hayan podido menospreciar las necesarias medidas de seguridad en el cuidado de la vida ajena.
Nos dicen que se ha podido deber a un exceso de velocidad ¿paradoja? ¿No estamos hablando de un tren de alta velocidad? No me valen los argumentos vacuos ¿Por qué ese trazado sinuoso? ¿Por qué se permite que el riesgo latente se personifique en los cuerpos de las víctimas? Demasiadas preguntas que no obtendrán respuesta.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post